Opciones Binarias: la bolsa como juego

Dentro y fuera del mundo bursátil son consideradas una apuesta en todo el sentido de la palabra y están teniendo sus 15 minutos de fama. Las opciones binarias, también conocidas como opciones digitales, opciones  apuestas, de renta fija, o de “todo o nada”, son una modalidad online en la que el inversor en vez de comprar una acción adquiere el derecho a recibir una determinada cantidad de dinero, siempre y cuando se cumpla la condición que acordó; es decir, la persona apuesta por que un evento se dé o no se dé dentro del mercado en un periodo de tiempo establecido y gana un pago si se cumple lo que predijo.

Al hablar de las opciones binarias podría decirse que el cielo es el límite. Se pueden negociar opciones de todo tipo de activos, como acciones de empresas, índices bursátiles, materias primas y pares entre monedas, por ejemplo, ¿Cómo terminará el par EUR/USD?

Simplemente en esta modalidad hay dos alternativas, y esto es lo que las hace tan populares en la red y sobre todo para quienes no tienen un alto conocimiento del mercado financiero, dado que lo relevante es la tendencia de la acción -si sube o baja- y no los indicadores bursátiles como tal. En sí funcionan como una adivinanza, donde el inversor escoger la opción que quiere adquirir, y cada opción consta de un valor entre 1 y 100, según se aproxime el vencimiento, entonces si el evento apostado sucede, la apuesta se establece en 100, si no, terminará en 0.

En esta perspectiva, existen dos clases de opciones binarias, las de tipo Call/Put, y las de tipo Toque/Sin toque. En relación al primer tipo, una opción Call le da el derecho al inversor de apostar a favor del aumento del precio del activo, con lo cual su ganancia sucederá si el activo aumenta su valor, mientras que una opción Put le da el derecho al inversor de apostar a favor del descenso del activo, por lo que su ganancia dependerá de la caída de su precio. Ahora, las opciones del tipo Toque / Sin toque se tratan de pronosticar si el precio del activo en cuestión alcanzará o no en algún momento un valor establecido por un bróker –intermediario entre comprador y vendedor, que en este caso sería la plataforma web-, y en caso de acertar se ganaran beneficios de entre el 60 y el 85%, de acuerdo con el bróker y el activo.

Por otra parte, los defensores de las opciones binarias mencionan que las ventajas de invertir en ellas son el gran volumen de ganancias a corto plazo, la gran variedad de mercados para elegir, el nivel de conocimiento del riesgo con el que se juega, ya que el inversor es quien establece cuánto puede llegar a perder, y la posibilidad de conocer las tendencias del mercado en el momento de hacer la inversión. No obstante, adicional a estos atractivos aspectos, existen riesgos importantes dentro del mercado binario.

Por una parte, con el acelerado crecimiento de los inversores del mercado binario, también han aumentado el número de plataformas fraudulentas o que no cuentan con la regulación adecuada, lo cual representa un grave peligro de pérdida de las inversiones. Asimismo, aunque se crea que no es necesario tener un alto conocimiento de la dinámica financiera, las estadísticas demuestran que para recibir importantes beneficios con las opciones binarias se debe pronosticar al menos el 55% de las operaciones, lo que demuestra que el inversor debe contar al menos con información actualizada y detallada del mercado en el que va a invertir. Es recomendable que si una persona desea adentrarse en este mundo del “todo o nada” primero tenga acceso a un bróker que ofrezca una demo de prueba, y así familiarizarse con la metodología y dinámica de los distintos mercados. En todo caso, lo más importante es ver las opciones binarias con cabeza fría porque pueden resultar altamente adictivas; como en el mundo de las apuestas, quienes no saben retirarse llegan a perderlo todo.

Laura Mintegui
Estudiante de derecho en la Universidad Complutense de Madrid.