Nuevas formas de financiación de los diarios impresos

La proliferación de periódicos digitales y el descenso generalizado en las ventas de periódicos de papel hace que nos planteemos la capacidad de supervivencia del medio impreso. Los datos no son alarmantes pero no son buenos para las principales cabeceras de la prensa escrita en España. Y es que las bajadas no cesan y el sector no termina de levantar cabeza.

Para conseguir que la actividad de los periódicos sea rentable se buscan diferentes maneras de financiación. El objetivo es alcanzar una rentabilidad que permita obtener los ingresos suficientes para poder sufragar todos los costes derivados de la producción y distribución. Para alcanzar un elevado volumen de ingresos que permitan generar beneficios, las empresas dedicadas al sector de la prensa escrita recurren a diferentes estrategias. Entre ellas destacan la publicidad y la venta de productos complementarios como DVDs o CDs. Los medios de comunicación impresos también recurren a las ayudas y subvenciones emitidas por instituciones públicas. Pero con las medidas de recorte actuales debido a la crisis, las subvenciones han disminuido considerablemente, por no decir que se han convertido en inexistentes.

Por la venta de cada periódico los diarios impresos suelen recaudar una cantidad que paga el lector, y otra que abona el anunciante. Los medios de comunicación impresos constituyen un modelo de negocio empresarial.

Por regla general, la financiación de los periódicos proviene de las tarifas publicitarias que deben abonar los anunciantes para incluir su publicidad en el medio. Pero el sector de la publicidad también se ha visto afectado por la crisis, disminuyendo considerablemente el gasto publicitario en los medios de comunicación. Otra forma de sobrevivir es la sección necrológica. Gracias a las excesivas tarifas de las esquelas, que constituyen otra forma de publicidad, los periódicos logran mantenerse en el mercado a pesar de la devastadora caída de las ventas.

Además como he citado anteriormente, grandes cabeceras nacionales como El País o El Mundo basan su modelo de financiación en los productos complementarios que ofertan. Colecciones exclusivas de las mejores películas de la historia del cine, toda la discografía de los Beatles, una selección de los mejores vinos de reserva español…son muchas las promociones que presentan los diarios de forma periódica y que consiguen enganchar al público. Gracias a la venta adicional de estos productos, los periódicos consiguen mantenerse en el mercado.

Laura Mintegui
Estudiante de derecho en la Universidad Complutense de Madrid.