¿Qué son los swap? Los bancos aprovechándose de la falta de conocimiento del consumidor

Las cláusulas suelo están copando titulares en la prensa con las sentencias que hay contra algunas entidades financieras para que las eliminen. Pero no son los únicos efectos colaterales de unas hipotecas que se han dado por doquier y que se han firmado sin conocimiento. Acudir al banco como quien acude a un asesor financiero es un tremendo error y ahora se están poniendo en evidencia los productos que los consumidores han firmado y por lo tanto contratado sin tener ni la más remota idea de lo que estaban aceptando. El hándicap es que después para anular esa cláusula hay que pagar un importante montante de dinero, si es que puede eliminarse.

A principio del milenio algunas entidades financieras empezaron a presentar las ventajas del swap, un seguro para protegerse de las subidas del Euribor, muy ventajoso para el cliente (en teoría) y que le iba a evitar verse afectado por un Euribor que en aquellos momentos, a las puertas de la crisis superaba el 5,5%. El también llamado seguro de permuta o clip es efectivamente un seguro para protegerse si sube este indicador, por encima de determinada cifra no cambiará nuestra hipoteca. Por ejemplo, si sube por encima del 3% no se le aplicará esa subida y únicamente tendrá como máximo un 3% de Euribor, el resto lo asume el banco.

La presentación es atractiva pero algunos supuestos profesionales del sector “olvidaron” contar que si el Euribor bajaba por debajo de una determinada cifra el efecto sería el contrario, es decir, el usuario pagaría al banco una penalización por esa caída del Euribor. Y ¿qué sucedió? Que llegó la crisis y el Euribor marcó mínimos históricos –por debajo del 0,5% en el mes de mayo de 2013- dejando atrapado a más de un usuario con una hipoteca que lejos de beneficiarse de esa bajada del tipo, se veía penalizada por el swap.

Estamos hablando de un producto financiero complejo que está destinado únicamente a empresas o a clientes profesionales y supuestamente desde 2003 está regulado vía Real Decreto para que no se comercialice a inversores minoritarios. Sin embargo surge la duda de dónde ha estado el Banco de España durante estos años para no ver las malas prácticas de las entidades financieras. Y es que el swap ha sido un producto que han colocado no una ni dos entidades, sino un alto porcentaje: Banco Popular, La Caixa, Banesto, Bankinter, Banco Sabadell, BBVA, Banco Santander, etc… Por cierto que para cancelar el swap, la cantidad que hay que pagar suele ser mucho más elevada que la que implica el propio swap con lo que la solución que les queda a los afectados es la vía judicial. Se están ganando cada vez más sentencias en este ámbito de modo que si usted se ha visto afectado por esta mala praxis, tal vez pueda recuperar su dinero.

Ahora bien, tenga cuidado también con el dinero que le exigen algunas por adelantado, es lógico la solicitud de un dinero para aprovisionamiento del caso, pero hay quien está abusando de los consumidores estafados y está solicitando altas cantidades de dinero sin dar garantías de que van a recuperar ese dinero. Por lo tanto infórmese también de a quién solicita ayuda que hay quien sale a ganar “cuando hay sangre en la calles” parafraseando al Barón de Rothscild durante la Batalla de Waterloo.

Laura Mintegui
Estudiante de derecho en la Universidad Complutense de Madrid.