La morosidad en las comunidades de vecinos. El banco, el nuevo moroso

Con la llegada de la crisis la morosidad en las comunidades de vecinos ha crecido de manera exponencial, hasta el punto de provocar grandes fisuras en las convivencia y problemas para el mantenimiento de las infraestructuras. Y es que vecinos morosos siempre ha habido, pero ahora más que nunca.

Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, lo más llamativo es que un nuevo perfil se ha sumado en los últimos años a las listas de morosos: los bancos. Según un informe realizado por el Observatorio de las Comunidades de Propietarios, se estima que la morosidad relativa a la propiedad horizontal, es decir en viviendas, oficinas o locales comerciales, alcanzará en 2013 los 1.900 millones de euros, unos 400 millones más que en 2012 y lo que supone un incremento de casi un 50% desde 2009. Pero como decíamos, los particulares no han sido los únicos que han dejado de pagar su cuota de comunidad, también han dejado de pagar muchas empresas que se han visto sumidas en un concurso de acreedores, ayuntamientos, promotoras y también muchos bancos.

El aumento del número de ejecuciones hipotecarias y desahucios por la crisis ha provocado que las entidades financieras se hayan convertido en grandes inmobiliarias. Inmobiliarias que en muchos casos no están cumpliendo con sus obligaciones con respecto al pago de las cuotas a las comunidades. La morosidad de los bancos supone ya el 16 % del total, lo que representa 256 millones de euros en todo el territorio español. Las deudas de promotoras rondan los 600 millones de euros.

Esta situación está suponiendo un gran coste económico para las comunidades de vecinos que, si quieren seguir disfrutando de los servicios que tienen, deben incrementar sus cuotas. Pero claro, la paciencia tienen un límite. De ahí que muchos administradores de fincas se vean obligados a iniciar procesos judiciales para reclamar las deudas, aunque ello suponga un alto coste, sobre todo, tras la subida de las tasas judiciales. Sin embargo, hay que destacar que el 70% de las reclamaciones realizadas por el procedimiento monitorio culminan con la concesión del cobro. Las medidas que normalmente se suelen adoptar son el embargo de la nómina, la pensión o la cuenta corriente para el pago de la deuda y sus intereses, según la Asociación Nacional de Administradores de Fincas.

Aunque cuando esto sucede, ya han pasado varios meses o incluso algún año. Entre las Comunidades Autónomas que más adeudan se encuentran Andalucía, con 45 millones de euros, Cataluña, donde la deuda suma 39 millones de euros, Madrid y la Comunidad Valenciana, con 35 y 27 millones de euros respectivamente. En el lado opuesto, La Rioja, Navarra y Cantabria, son las comunidades mejor pagadoras.

Laura Mintegui
Estudiante de derecho en la Universidad Complutense de Madrid.